El impacto de las elecciones de Estados Unidos en América Latina

17 de noviembre de 2016
Sesión académica a cargo de Wolf Grabendorff, Luis Ayerbe y Tullo Vigevani, organizada conjuntamente por el CARI y la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES)
Por Florencia Belén Viola

"En términos generales –salvo México– Latinoamérica no se verá tan afectada con el cambio de gobierno" - Grabendorff

Wolf Grabendorff inició la sesión académica señalando que la sobreestimación, por parte de América Latina, de la influencia norteamericana en el mundo condicionó las expectativas sobre un natural triunfo de Hillary Clinton, dada la imposibilidad de percibir a los Estados Unidos como un país dividido, con enormes defectos y en decadencia interna.

A continuación, Grabendorff se refirió al impacto estructural de las elecciones norteamericanas en el sistema internacional y en algunos sistemas políticos nacionales. Por un lado, hizo mención a la personalización de la política con algunos elementos carismáticos, populistas y la autoproclamación de los actores como no ideológicos; y, por otro lado, resaltó la pérdida de relevancia del multilateralismo frente a la opción siempre preferida de las potencias por el bilateralismo. Esto último podría ocasionar efectos negativos sobre terceros y la merma en la importancia de las instituciones internacionales, ya que emergen líderes que se creen capaces de arreglar el mundo por sí solos. El expositor señaló que Donald Trump ya ha dejado en claro su desinterés por la gobernanza global, la cual estaría siendo muy costosa de mantener para los Estados Unidos en las últimas décadas. Grabendorff recalcó que Trump no discriminará a los países en virtud de sus modelos económicos, políticos y/o de gobierno a la hora de defender el interés nacional norteamericano y entablar negocios.

En lo referente a América Latina, Grabendorff indicó que México y América Central serán las regiones más afectadas por este resultado electoral. En una segunda línea, los problemas políticos de Cuba, Colombia y Venezuela concentrarán los pocos esfuerzos de los Estados Unidos y, por último, el Cono Sur tendrá un reducido impacto, dada la escasez de vínculos económicos con Estados Unidos.

Grabendorff se refirió luego a los impactos indirectos en Latinoamérica —más significativos que los directos para la región—, los cuales se encuentran vinculados principalmente con la reducción del comercio. Sostuvo que, en la visón del mundo de Trump, "los perdedores de la globalización" se encuentran en los Estados Unidos, mientras que "los ganadores" en China. Asimismo, otro efecto indirecto y negativo para América Latina será la repatriación de las inversiones norteamericanas como resultado del interés de Trump en modernizar el aparato productivo de los Estados Unidos. Finalmente, Grabendorff expresó que los temas de seguridad, armas, lucha contra el terrorismo y narcotráfico se hallarán en la primera línea de las relaciones bilaterales, siendo las grandes empresas de armamento uno de los sectores más beneficiados.

Como conclusión, Grabendorff manifestó que, "en términos generales, –salvo México– Latinoamérica no se verá tan afectada con el cambio de gobierno". Medio Oriente, Europa y China serán, en su consideración, quienes más sufrirán las consecuencias de este giro.

"América Latina no será considerada un tema prioritario con el cambio de gobierno [ya que] no representa una preocupación en temas de seguridad" - Ayerbe

A continuación, Luis Ayerbe señaló, en primer lugar, que Trump fue subestimado tanto por el establishment económico y los medios de comunicación como por los principales think tanks, a excepción de uno, Heritage Foundation. Por otro lado, reconoció el logro del presidente electo en saber captar el descontento de ciertos sectores con el establishment, con la globalización y con la calidad de vida. Sin embargo, sostuvo que Trump deberá ahora entregar políticas públicas concretas de las cuales carece, para lo cual requerirá de propuestas y personas capacitadas en su equipo. Asimismo, el profesor indicó la presencia de nuevas elites con un discurso anti-establishment, pero que en realidad esconden un resentimiento, un deseo de estar ahí, lo cual conduce a una incertidumbre respecto a la materialización de los dichos anti-libre comercio de Trump.

Ayerbe expresó que difícilmente puedan distinguirse con claridad las políticas de Trump hasta que no se conforme su gabinete. No obstante, en lo referente a la región latinoamericana, y conforme los antecedentes de las prioridades de los programas que el Departamento de Estado norteamericano ha estado financiando en el hemisferio desde Bush hasta Obama, puede percibirse —y también esperarse— una continuidad en las mismas. Es por ello que el expositor indicó que no imagina un cambio drástico con Trump, además de considerar que no hay mucho por modificar, puesto que América Latina no será considerada un tema prioritario con el cambio de gobierno. Esto se debe a que no representa una preocupación en temas de seguridad para los Estados Unidos.

Según Ayerbe, analizando el presupuesto del Departamento de Estado para la región, puede apreciarse que en forma constante el 50% del mismo se ha destinado a Colombia (Plan Colombia, Iniciativa Andina Contra las Drogas), México (Iniciativa Mérida), la Iniciativa para América Central y la Iniciativa para el Caribe. En cuanto al flujo de indocumentados a los Estados Unidos, Ayerbe consideró que el mismo ha sido permanente y no cambiará. De revertirse, incluso podría ser perjudicial a Estados Unidos porque afectaría los planes de estabilización de sus vecinos, los cuales ha estado financiando.

Ayerbe razonó que no cree que haya un margen para un cambio significativo en la política exterior norteamericana. Incluso consideró que no existirá interés en revertir los avances en las relaciones con Cuba. En cuanto al discurso anti libre comercio de Trump, si se observan los nombres que han aparecido para ocupar la cartera económica, el expositor indicó que los mismos reflejan una postura más próxima a Wall Street que la de quienes estaban con Obama, por lo que puede esperarse que la política del presidente electo sea más abierta al mercado y tendiente a estimular el consumo interno. En esta línea, Ayerbe concluyó juzgando que "Trump como candidato es una cosa y como presidente es otra" dada su naturaleza pragmática, por lo que no es razonable suponer grandes cambios en los vínculos con América Latina.

"Las relaciones no dependen únicamente de la postura norteamericana sino también de la política de los países de la región hacia los Estados Unidos" - Vigevani

Por su parte, Tullo Vigevani reconoció que en la actualidad nos encontramos frente a procesos nuevos: la radicalización de muchas sociedades, movimientos y discursos de campaña anti-globalización (Brexit y el triunfo de Trump), pero también con movimientos favorables a la misma y a los intercambios económicos (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, Acuerdo de libre comercio entre Europa y Canadá). Teniendo en cuenta lo anterior, el expositor señaló que no sería correcto afirmar que hay una contracción de la globalización.

Prosiguió comentando que las relaciones entre América Latina y los Estados Unidos en la administración Obama tuvieron una mejora sustantiva desde el punto de vista político general (por ejemplo, el reconocimiento de Cuba en la VI Cumbre de las Américas y la posición norteamericana favorable a las negociaciones de paz del gobierno colombiano con las guerrillas). Asimismo, se produjo la disminución del tratamiento del narcotráfico como tema militarizado y la acentuación de la cooperación sin un enfoque tan centrado en la securitización de las relaciones. Vigevani advirtió que esto último podría cambiar, ya que "las relaciones no dependen únicamente de la postura norteamericana sino también de la política de los países de la región hacia los Estados Unidos". En este sentido, el expositor manifestó tener la impresión de que la capacidad de los países latinoamericanos para mejorar el diálogo y relaciones con los Estados Unidos no es la adecuada producto de debilidades estructurales (baja calificación de la mano de obra, dependencia de las commodities, bajas inversiones en tecnologías y escasa propensión al ahorro nacional) y de la actual inestabilidad política y social que caracteriza a muchos de ellos.

Por otra parte, Vigevani remarcó que no se dio un cambio estructural en dicho vínculo, y compartió con Ayerbe la opinión de que no son previsibles cambios importantes en las relaciones Estados Unidos-América Latina, con la excepción de México —aunque no con el nivel de radicalización anunciado. En el caso de Cuba, será una política norteamericana de condicionamiento tendiente al respeto de derechos democráticos.

No obstante, el expositor afirmó que los países del Mercosur —principalmente Argentina y Brasil— padecerán efectos y consecuencias indirectas tales como la inminente subida de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal (FED) y la política proteccionista anunciada por Trump, que podría conducir a un debilitamiento de las economías nacionales por la reducción del comercio con los Estados Unidos.

Para concluir, Vigevani remarcó que en las elecciones estadounidenses así como en el Brexit se dieron errores de previsión, no sólo de las encuestas sino también de previsión por parte de las elites. El orador expresó que estos sucesos conducen a reflexionar respecto al funcionamiento actual de la democracia. Vigevani consideró que la misma se explica hoy más bien por la capacidad de crear un enemigo que surja como objeto de combate y movilización social antes que por los programas políticos presentados a la población.

Wolf GrabendorffPolitólogo alemán, consultor internacional, especializado en relaciones internacionales y temas de seguridad en América Latina. Actualmente profesor invitado en la Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador. Trabajó para la Stiftung Wissenschaft und Politik (SWP). Fue corresponsal para América Latina de la ARD, TV pública alemana, en Buenos Aires. Fundador y director del Instituto de Relaciones Europeo-Latinoamericanas (IRELA), Madrid, y representante en Colombia y Ecuador de la Friedrich-Ebert-Stiftung, y director de su Programa de Cooperación en Seguridad Regional en Santiago de Chile. Profesor visitante en varias Universidades de Estados Unidos y Europa

Luis AyerbeProfesor del Departamento de Economía de la Universidad Estadual Paulista (UNESP) y del Programa de Postgrado en Relaciones Internacionales de la UNESP, UNICAMP (Universidad Estadual de Campinas) y PUC/SP (Pontificia Universidad Católica de San Pablo). Fue Visiting Scholar en las universidades de Harvard y Autónoma de Barcelona. Actualmente coordina el Instituto de Estudios Económicos e Internacionales (IEEI-UNESP), es miembro del Consejo Académico del Instituto Nacional de Estudios sobre los Estados Unidos (INEU) y es Miembro Asociado del Centro de Estudios de Cultura Contemporánea (CEDEC)

Tullo VigevaniProfesor de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Estadual Paulista (UNESP), Investigador del Centro de Estudios de Cultura Contemporánea (CEDEC) y del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Estudios sobre Estados Unidos (INCT-INEU). Ha realizado publicaciones sobre temas de integración regional, comercio internacional y política exterior de Brasil en Estados Unidos, Argentina, China, Brasil y otros países

Más información:

"What Will The Trump Presidency Mean For Latin America?", Forbes. 16/11/2016
"Latin America’s Trump Problem", Project Syndicate. 30/11/2016
Crónica "Las elecciones en los Estados Unidos y su impacto en la política exterior"
Video YouTube de la sesión académica

CONSEJO ARGENTINO PARA LAS RELACIONES INTERNACIONALES
Uruguay 1037, piso 1°, C1016ACA Buenos Aires, Argentina
Teléfono (005411) 4811-0071 al 74 / Fax (005411) 4815-4742