El aporte del Premio Nobel a la paz mundial

19 de octubre de 2010
Sesión académica a cargo de Ole Danbolt Mjøs, ex presidente del Comité Nobel del Instituto Nobel de Noruega, organizada conjuntamente por el CARI y la Embajada de Noruega
Por Jeremy Tarbox

Mientras personas de todo el mundo se reúnen en Noruega para celebrar la entrega del Premio Nobel de la Paz a Liu Xiaobo, vale la pena reflexionar sobre la visita a Buenos Aires de Ole Danbolt Mjøs, el anterior Presidente del Comité para la selección del Premio Nobel de la Paz.

Ejerció profesionalmente como medico cardiólogo, como profesor universitario y como presidente de la Universidad de Tromsø; pero fue su desempeño como presidente del Comité entre 2003 y 2008 lo que lo convirtió en una figura conocida a nivel mundial.

Comenzó su presentación en el CARI bromeando sobre la audiencia; "Ustedes deben ser personas que quieren ver hacer las cosas en el mundo: por eso llegan temprano". Fue uno de los puntos que señaló como relevantes para cualquier grupo atento para alcanzar lo mejor.

A su manera, demostró la importancia de las prácticas: actuar acorde con las propias creencias. Como Presidente, siempre consideró una gran responsabilidad ser miembro del Comité, y era fundamental generar un buen ambiente y minimizar las controversias para homogeneizar al grupo y unificarlo en cuanto a la cuestión de la paz. Además, manifestó que uno debe mirar las cosas de una manera diferente, buscar el diálogo y aprovechar las oportunidades que surjan: "ante un problema, uno debe actuar de manera decisiva", indicó.

Ole Danbolt Mjøs es un hombre intensamente conciente de su entorno, a la vez que ha llevado una vida "glocal". Desde la lejana Noruega, en una habitación pequeña, habló por un pequeño micrófono para anunciar al ganador del Premio Nobel de la Paz; y en aquel momento el mundo entero lo escuchaba atentamente.

El expositor se refirió al Premio de la Paz como una herramienta que permite abrir puertas, ofrece protección y sirve de plataforma para sus receptores. Y que, luego de recibir el premio, esas personas (junto con sus logros y proyectos) adquieren notable visibilidad en todo el mundo. El Premio de la Paz tiene una larga tradición -y un registro interesante- por lo que recibe más atención que otros 300 premios y reconocimientos a la paz. Indicó que incluso recibe más atención que la suma de todos los demás Premios Nobel. El mundo entero reconoce que se trata de un premio importante. Por eso mismo, también, todo el mundo tiene una opinión al respecto; porque "las cosas más importantes del mundo son la paz y la justicia".

Y para alcanzar estos objetivos, sostuvo que tiene fe en los jóvenes ciudadanos de todo el mundo. Sin embargo –y tal como fue señalado por un miembro de la audiencia-, la Madre Teresa tenía más de 50 años antes de llegar a India, y su trabajo no fue mencionado específicamente en ninguna de las categorías; pero eso ya es historia. Para Danbolt Mjøs la lección es que –sin importar la edad que se tenga- siempre se está a tiempo de trabajar por la paz, y nunca es tarde para cambiar el mundo.

Es por este motivo que el expositor señaló el criterio básico para el Premio de la Paz: quien concedió el mayor beneficio para la humanidad y la amistad entre las naciones. Como tal, el desarme es uno de los criterios específicos señalados. Como el Premio de la Paz comenzó hace un poco más de un siglo, los criterios formales no incluyen aspectos relacionados con los derechos humanos, el medio ambiente y la democracia. Según Danbolt Mjøs, eso demuestra la evolución del Premio de la Paz. Está basado en un sistema de referencias escritas, pero lo más importante es anticiparse a saber de dónde vendrán las críticas. Siempre ha sido un reconocimiento independiente; ni el Rey de Noruega ni el Canciller habían conocido al Dalai Lama antes de 1988. A partir del recibimiento del premio en 1989, comenzaron a abrirse las puertas para él. Danbolt Mjøs concluye que el Comité es un lugar en el que se considera moralmente importante que las personas luchen por los derechos humanos.

Danbolt Mjøs expuso la historia del Premio de la Paz, pero también vale la pena reflejar los logros del Comité que él presidió entre 2003 y 2008. Se intentó hacer más global el Premio de la Paz, asignándoselo a mujeres en Medio Oriente y África para subrayar las voces de aquellos a los que a menudo les resulta difícil hacerse oír. Al mismo tiempo, se discutió si las condiciones ambientales están relacionadas con la paz. Afortunadamente, se concluyó que la distribución más equitativa de los recursos y el desarrollo sustentable son importantes. Y son dos factores por los cuales aquel Comité será recordado.

Asimismo, una tendencia iniciada anteriormente se profundizó durante el período presidido por Ole Danbolt Mjøs: la acción colectiva e institucional es importante; los individuos solos no son capaces de resolver los problemas actuales. Los individuos pueden publicitarse, pero raramente logran influir en los asuntos que enfrenta el mundo. No obstante, por medio de la reforma institucional y el compromiso colectivo, es posible hacer la diferencia. Lo importante es la cooperación; sin ella, ningún individuo puede brillar. Es necesario reconocer las voces unidas de quienes no son escuchados. Dan fe de esto los múltiples premios que comparten la Organización Internacional de Energía Atómica, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático y el Grameen Bank.

El expositor destacó el trabajo de Muhammad Yunus y el Grameen Bank en la distribución de recursos. Y, si bien las discusiones para la selección del Premio Nobel de la Paz se mantienen secretas durante 50 años, Danbolt Mjøs adelantó informalmente (sin filtraciones de Wikileaks) que Yunus habría sido considerado como uno de los posibles candidatos para recibir el Premio de Economía, por su larga lucha contra la pobreza. Ole Danbolt Mjøs contó que el Comité de Economía lo felicitó por haber elegido a Yunus porque el Premio de la Paz tiene mucho más impacto; y el Comité de Economía estaba muy contento de que Yanus lo hubiera recibido. El mensaje es que en la construcción de la paz, los aspectos económicos, sociales, culturales, los derechos humanos, el desarrollo, la sustentabilidad y la cohesión social son más importantes para la paz mundial que las rigurosas teorías económicas que no benefician a la sociedad. En palabras del conferenciante, "Con un poco de suerte, más economistas considerarán la llamada de Paul Krugman, John Quiggin y otros de ese campo; y serán nominados para el Premio Nobel de la Paz: porque su trabajo contribuye a resolver problemas reales del mundo".

Por estas razones, el principal mensaje que se llevó la audiencia fue que no son sólo los seleccionados para el Premio Nobel de la Paz quienes actúan como embajadores de la paz. Al transmitir su pasión sobre el valor del Premio Nobel de la Paz y su historia, Ole Danbolt Mjøs demostró que él también encarna los valores del galardón. Finalmente, afirmó que –a pesar de que en algunas situaciones el Comité puede recibir duras críticas- en general, el premio es bastante bien reconocido por la selección. Por lo tanto, los integrantes del Comité –pasados, presentes y futuros- también son vistos como embajadores de la paz. Desde la audiencia, alguien concluyó que gente como Danbolt Mjøs ilumina a la humanidad.

Nota: Personalidades que recibieron el Premio Nobel de la Paz durante la gestión de Ole Danbolt Mjøs como presidente del Comité Nobel

2008 Martti Ahtisaari, for work in creating peace in Namibia, Kosovo, etc.

2007 Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), Albert Arnold (Al) Gore Jr; for highlighting the conditions of the world.

2006 Muhammad Yunus, Grameen Bank; for distributional rights, especially to women.

2005 International Atomic Energy Agency (IAEA), Mohamed ElBaradei; for fighting nuclear weapons.

2004 Wangari Muta Maathai, activist who was planting trees when she received the call.

2003 Shirin Ebadi, courageous activist for women and children.

Ole Danbolt MjøsMédico por la Universidad de Bergen, ciudad en la que nació. Doctorado por la Universidad de Olso. Sus investigaciones se especializaron principalmente en fallas cardíacas e infartos de miocardio. Presidió la Comisión de Educación Superior. Durante gran parte de su carrera se desempeñó en la Universidad de Tromsø; primero como profesor, luego fue decano de la Facultad de Medicina y finalmente Presidente de la Universidad, donde todavía colabora como profesor emérito. Es doctor Honorario de la Universidad de Warwick, Reino Unido. Es reconocido mundialmente por su desempeño como líder del Comité Nobel entre 2003 y 2008

CONSEJO ARGENTINO PARA LAS RELACIONES INTERNACIONALES
Uruguay 1037, piso 1°, C1016ACA Buenos Aires, Argentina
Teléfono (005411) 4811-0071 al 74 / Fax (005411) 4815-4742